En nuestro día a día es muy importante saber utilizar las herramientas que tenemos al alcance de nuestra mano. Ya he hablado en mi blog sobre herramientas que utilizo a diario para el desempeño de acciones SEO y otras herramientas imprescindibles en mi día a día.

Hoy quiero hablar de LinkedIn, una red social que, desde mi punto de vista, tiene un potencial enorme. En mi caso, LinkedIn se convierte en una herramienta que sirve de nexo entre profesionales de mi sector, empresarios y potenciales clientes.

Aunque suelo hacer Mega Guías sobre cómo usar herramientas muy TOP que me ayudan a diario, en este artículo he querido hacer algo distinto. He querido tratar en unos truquitos sobre cómo NO usar LinkedIn hablando sobre la experiencia de usuarias habituales de esta Red Social.

LinkedIn NO es Tinder

Pues sí, por ahí van los tiros sobre este artículo. Llevo tiempo queriendo escribir sobre este aspecto, ya que he detectado en mi entorno ciertas actitudes habituales en el uso de esta red social.

Mientras yo recibo mensajes de headhunter con ofertas de empleo, propuestas de colaboración de otros profesionales, dudas de algunos usuarios sobre algo de SEO o, de vez en cuando, algún mensaje SPAM intentando venderme enlaces, las mujeres reciben mensajes haciendo referencia a su aspecto, pidiéndoles el WhatsApp o invitándoles a “eventos” que no están relacionados con su sector.

No voy entrar a hablar sobre aquellos usuarios que utilizan su timeline recomendando fotos de chicas en bikini, a los cuales suelo de dejar de seguir cada vez que me los encuentro ya que mi intención al entrar en LinkedIn es enterarme de las novedades del sector, de técnicas que usan compañeros y compañeras y descubrir alguna herramienta nueva que puede que me sirva en mi día a día.

Creo que los y las que usamos LinkedIn, al acceder a esta Red Social, estamos buscando más o menos lo mismo independientemente del sector al que nos dediquemos. Y así opinan las usuarias con las que he podido hablar, las cuales sienten el acoso (sí, acoso) de algunos usuarios que no saben diferenciar el uso de las distintas Redes Sociales, confundiendo LinkedIn con Tinder o cualquier otra App de ligar.

Para ellas, es común encontrarse mensajes fuera de lugar como alguno que estos:

El tonto del WhatsApp

tienes wasap linkedin

Porque una linda sonrisa puede con todo

investigando

¿Bromeando? Con desconocidas

bromeando

Seguimos siendo machistas hasta en las Redes Sociales

Pues sí, aunque te joda leerlo, el machismo sigue existiendo. ¡Oh, sorpresa! Y no quiero hablar sobre el techo de cristal que sufren las mujeres en su desempeño laboral, acoso sexual en el trabajo por parte de compañeros, trato desigual por el hecho de ser mujer y un sinfín de temas de los que ya hablan expert@s en la materia mucho mejor que yo.

Desde mi humilde opinión, y sin salirnos de las Redes Sociales, debemos aprender a utilizarlas y diferenciar el uso que se les debe dar y por lo que fueron creadas. Porque LinkedIn es una red de profesionales, Facebook es una red social personal y Tinder es una red social para ligar.

Porque, querido lector, si escribes a una usuaria en LinkedIn y te insinúas, lo más probable es que la estes incomodando. Porque ella no quiere que la escribas y le digas lo guapa que es y es muy probable que no quiera darte su número de teléfono.

Consejos para “ligar” en Internet y ser el perfecto acosador

Es importante que sigas los siguientes pasos si quieres ligar con una chica que no conoces nada por Redes Sociales:

1- Escribe a una chica y dile lo guapa que es por su foto de perfil. Seguro que nunca nadie la ha escrito diciéndoselo. ¡Es muy original!

2- Pídele su número de teléfono personal. Ella estará encantada de dártelo sin conocerte, porque no es suficiente utilizar un chat de una Red Social, así que usemos otro chat como WhatsApp.

3- Si eres el CEO de una Startup o una PyME, puedes ofrecer un trabajo e insinuar que una cita puede ayudarla a conseguir el trabajo. ¡Ella accederá sin pensárselo!

4- Una fotopolla nunca está de más. ¿A quién no le gusta abrir una notificación de cualquier red social random y ver que un desconocido le ha enviado una foto de su pene?

5- Si todo lo anterior no funciona, siempre la puedes escribir y llamarla guarra, puta, zorra o calientapollas. Desde luego, después de que un desconocido se ponga en contacto con ella y no acceda a sus insinuaciones y peticiones, se lo merece. ¿Verdad?

Conclusión

No quiero ni pensar en el calvario que vivís vosotras en Redes Sociales como en la vida en general, teniendo que aguantar a verdaderos energúmenos que se creen con el derecho de acosaros por el simple hecho de ser hombres. He hablado de algunos sucesos que conozco, por supuesto sin vivirlo personalmente, pero tiene que haber cada historia que habréis vivido que sólo de pensarlo me da mucho mal rollo. Tenéis todo mi apoyo.

Y a ti, querido lector hombre, te quiero dar un mensaje. Probablemente no lo hayas hecho nunca, ya que por suerte la mayoría de nosotros no somos unos desgraciados. Pero, por desgracia, todavía quedan elementos que viven en el Pleistoceno y su nivel intelectual no les da para más, sin contar con que en nuestra sociedad todavía quedan ciertos hábitos machistas que debemos de erradicar. Y si te sientes identificado con alguna de estas prácticas, háztelo mirar colega.

Querido lector, no mires a las mujeres como objetos, son personas. Querido lector, si te pones en contacto con una mujer por LinkedIn, habla de temas profesionales independientemente de su sexo, nacionalidad o ideología. Valórala por lo que es y no por lo que tiene entre las piernas, seguro que te lo agradecerá.

[Total:3    Promedio:5/5]

Pin It on Pinterest

Share This